Tu mascota podría sufrir un accidente o asustarse con los ruidos, por lo que nunca deberías dejarle pasear solo. Llévale siempre con correa para evitar cualquier percance.