En plena explosión global de la variante ómicron del SARS-CoV-2 y entrando de lleno en las fiestas navideñas, con el consiguiente incremento de las interacciones