Cómo afronta cada individuo los reveses de la vida puede depender de su reserva cognitiva. Ayuda a prevenir la demencia y el deterioro cognitivo, aunque puede retrasar la detección de otras enfermedades.