Como cada año, el famoso “Krampus” irrumpió en los mercados de Navidad del lago Carezza