Un grupo de investigadores e historiadores ha determinado que podrían haber practicado este sangriento rito