Gracias al auge de las tecnologías, crece el número de iniciativas que ofrecen la posibilidad de que cualquier voluntario pueda contribuir al estudio y la conservación de los mares.