A China le van los grandes proyectos. No importa si se trata de construir presas, bibliotecas, puentes imposibles, canalizaciones de agua o incluso derribar...