La escasez de los PMIC provocada por el cierre parcial de las fábricas en China estaría afectando la producción de GPU y portátiles.