Con una superficie de 9 333 kilómetros cuadrados, Saihanba es el bosque artificial más grande del mundo