¿Casualidad o sincronicidad?