A veces colocamos capas a un dolor porque sentimos que nos vemos obligados a seguir caminando por inercia, siguiendo el ritmo frenético de la vida. Colocamos esas capas como si mañana no pudiesen tene...