Dos artistas se aliaron para esculpir la Capadocia: la naturaleza, que la adornó con formaciones rocosas extravagantes y la fe, que talló monasterios e iglesias en el seno de la Tierra.