Investigadores españoles identifican una nueva relación entre las células madre malignas y el glioblastoma