Un nuevo estudio expone un posible vínculo entre caminar a paso ligero y la edad biológica de los pacientes.