Las empresas comerciales institucionales se han enfrentado a pérdidas financieras y dificultades operativas tras el colapso de FTX.