Burdeos, una ciudad de ensueño