Cada día que podía disfrutar del mar (casi a diario), me sentía la persona más afortunada del mundo!. Poder escaparme en el descanso del trabajo a darme un chapuzón en Cala 'n Bosch, que estaba a 5 mi...