Benditos sean los que se dirigen con suavidad y gentileza, hablando el idioma de la paz.. Benditos sean los que tocan nuestro corazón con cariño, nos miran con respeto y nos aceptan enteros con todos...