Después de una caminata de 60 minutos en la naturaleza, disminuye la actividad en las regiones del cerebro involucradas en el procesamiento del estrés, concluye un nuevo estudio.