Esta es posiblemente la máquina más compleja construida jamás. Ahora mismo se encuentra camino de sus destino, un punto denominado Lagrange L2, a un millón y medio de kilómetros en la dirección opuesta a la solar