Así es que reflexión tan maravillosa