Me observó desde dentro y en silencio la escuché paralizada. Me contó que el alma es fuerte y resiste dolores agudos tanto como la pena prolongada, a veces, este es tan intenso que se le olvida respir...