El incumplimiento de la normativa RGPD puede conllevar sanciones de hasta 20 millones de euros o el 4% de la facturación global de una compañía. Hasta septiembre de 2021, las multas ascienden a más de 1.000 millones de euros