Ámame cuando menos lo merezco, porque en ese momento es lo que realmente necesito. Proverbio sueco...