El Rin y los montes Vosgos enmarcan esta región francesa de alma alemana, con ciudades surcadas por canales, castillos medievales y viñedos.