Científicos de Wuhan (China) han detectado este nuevo virus. La OMS afirma que se necesita más estudio antes de saber si representa una amenaza para nosotros.