Llovía con fuerza y era de noche. Nicole solamente había ido a la parada del autobús aunque para ser sinceros llevaba ya más de media hora esperando. Hacía frío y  sus suaves manos  estaban congeladas...