La compañía canadiense ha dejado de ofrecer servicio a sus móviles, que lideraron el mercado de 'smartphones' antes del iPhone