A veces un minuto, pasa sin sentirse. Y a veces un segundo es eterno.