A mi hija:. No te quiero débil,. llorando por los rincones,. ¡Te quiero fuerte!. No te quiero tan princesa,. de esas que no mueven ni un dedo,. pendientes sólo del manicure,. encerrada en tu castillo,...