Sólo cinco minutos bastan... Cinco minutos para decir cien veces te quiero. Cinco minutos para fundirnos en un abrazo que parece eterno. Cinco minutos para escuchar a quien quiere hablar y nos espera...