La recogida y cuidado de los animales abandonados es responsabilidad de las administraciones públicas y no del altruismo de los ciudadanos.